Estrategia Strangle: strangle largo y strangle corto

Un strangle le permite al inversor en opciones responder tanto al alta como a la baja volatilidad del activo subyacente. En este artículo, te explicamos cómo funciona la estrategia y cuáles son los riesgos.

¿Qué es un strangle?

El strangle es una estrategia de opciones que te permite beneficiarte de un gran movimiento del activo subyacente o, por el contrario, de una tendencia de precios plana. El strangle largo produce beneficios cuando el precio sube o baja significativamente, mientras que un strangle corto es rentable cuando el precio del activo subyacente apenas se mueve de su punto.

Strangle largo

En un strangle largo, el inversor compra simultáneamente una opción call “out of the money” y una opción put “out of the money” con el mismo activo subyacente y fecha de vencimiento, pero con precios de ejercicio diferentes. El precio de ejercicio de la opción de compra es superior al precio actual del activo subyacente, mientras que el precio de ejercicio de la opción de venta es inferior al precio de mercado.

Esta estrategia de opciones tiene un gran potencial de beneficios si el precio del activo subyacente experimenta un movimiento importante. En práctica, con la opción call, el inversor se beneficia de una fuerte subida del precio, mientras que la opción put tiene más valor en caso de una fuerte caída del precio. La pérdida máxima se limita a las primas de las opciones pagadas y a los costes de la operación.

Un strangle es similar a la estrategia de opciones straddle, pero utiliza opciones call y opciones put con diferentes precios de ejercicio. Con un straddle, los precios de ejercicio son los mismos.

¿Cuándo se utiliza un strangle largo?

Se establece un strangle largo cuando el inversor espera un gran movimiento del precio, pero no está seguro de si el precio bajará o subirá. Antes de ver el ejemplo, es bueno saber que las opciones suelen negociarse con un tamaño de contrato de 100 unidades.

Supón que esperas que la volatilidad de la acción XYZ aumente bruscamente. Pero no sabes si el precio de la acción caerá subirá. La acción cotiza a un precio de mercado actual de 100 €. Compras la opción de compra con precio de ejercicio de 105 € y compras la opción de venta con precio de ejercicio de 95 €. La opción de compra da derecho a comprar la acción de XYZ por 105 €, mientras que la opción de venta da derecho a vender la acción de XYZ por 95 €. Supongamos que has pagado 1,50 € por la opción de compra y 1,30 € por la de venta, con lo que el coste total es de 280 € (2,80 € por el multiplicador de 100).

long strangle

Ahora hay que calcular dos puntos de equilibrio en la fecha de vencimiento. La opción de compra resulta rentable a un precio de 107,80 € (el precio de ejercicio de 105 € más la prima pagada de 2,80 €). Para la opción de venta, el punto de equilibrio es de 92,20 € (el precio de ejercicio de 95 € menos la prima pagada de 2,80 €). En otras palabras, la estrategia es rentable si el precio de la acción de XYZ termina fuera del rango de 92,20 € a 107,80 €. Si el precio de la acción de XYZ se mantiene dentro de la banda, tienes una pérdida de 280 €.

Strangle corto

En un strangle corto, el inversor vende una opción call “out of the money” y una opción put “out of the money” al mismo tiempo, con el mismo activo subyacente y fecha de vencimiento, pero con diferentes precios de ejercicio. Un strangle corto produce un beneficio si el activo subyacente apenas se mueve. El beneficio máximo consiste en las primas de las opciones recibidas. La pérdida potencial es teóricamente ilimitada porque el precio del activo subyacente puede seguir subiendo. También hay una pérdida potencialmente grande si el precio cae a cero. Debido a los altos riesgos, esta estrategia es menos popular que el strangle largo.

¿Cuándo se utiliza un strangle corto?

Los inversores establecen un strangle corto cuando esperan poco movimiento en el activo subyacente. Supón que crees que la acción XYZ apenas se moverá de su sitio en el futuro próximo. Vendes la opción call XYZ con un precio de ejercicio de 105 € y obtienes una prima de 1,50 € por ella. Al mismo tiempo, vendes la opción put XYZ con precio de ejercicio de 95 € por 1,30 €. Así que, en total, recibirás 280 € (2,80 € por 100 primas recibidas) en concepto de prima de opción. Ahora tienes la obligación de entregar las piezas XYZ a 105 € (opción call) o de aceptar la entrega a 95 € (opción put). De nuevo, hay que calcular dos puntos de equilibrio de la misma manera que con el strangle largo.

Ahora obtienes un beneficio si el precio de XYZ en la fecha de vencimiento termina justo dentro del rango de 92,20 € a 107,80 €. Esto se debe a que entonces ambas opciones expirarán sin valor y tendrás las primas recibidas en tu bolsillo. La prima de 280 € es el máximo beneficio que puedes obtener. También puedes sufrir una pérdida sustancial con esta estrategia. Si XYZ quiebra, tendrás que comprar las acciones a 9.500 € (95 € * 100). La prima recibida será entonces una mera muestra. En efecto, entonces sufrirás una pérdida de -9.500 € + 280 € = -9.220 €. Si el precio de XYZ se dispara, por ejemplo, debido a una compra a 150 € por acción, la pérdida es grande. Al fin y al cabo, tienes que vender a 105 €, por lo que pierdes 45 € de beneficio (sin contar la prima recibida de 2,80 €). En lugar de 15.000 €, recibirás 10.500 € + 280 € = 10.780 €.

Ventajas

Con una estrategia de strangle largo, el inversor se beneficia tanto de una subida como de una bajada de precios. Los beneficios de un strangle largo son teóricamente ilimitados, para una inversión relativamente limitada. Como las dos opciones del strangle largo están “out of the money”, el coste suele ser menor que el de un straddle. Esto también significa que el riesgo es menor que el de un straddle. La ventaja de un strangle corto es que el inversor obtiene un beneficio incluso si el precio del activo subyacente permanece plano en el balance. En comparación con un straddle corto similar, los puntos de equilibrio también están más separados, por lo que las posibilidades de beneficio son mayores.

Desventajas

Para que el strangle largo se cierre con beneficios, el precio del activo subyacente tendrá que experimentar un movimiento significativo. El straddle requiere un movimiento de precios menor para obtener beneficios (dependiendo de las primas pagadas). El tiempo juega en contra del strangle largo. De hecho, a medida que se acerque la fecha de vencimiento, el valor temporal de la prima de la opción disminuirá. Una desventaja del strangle corto en comparación con el straddle corto es que la prima recibida y el potencial de beneficio máximo son menores.

Riesgos

Los riesgos del strangle largo son limitados: la pérdida máxima es igual a las primas de las opciones pagadas más los costes de la transacción. En cambio, la pérdida del strangle corto es teóricamente infinita si el precio del activo subyacente sube. Por lo tanto, esta estrategia de opciones solo es adecuada para inversores que tengan amplia experiencia negociando opciones.

La información de este artículo no está redactada con fines de asesoramiento, ni pretende recomendar inversiones. Invertir conlleva riesgos. Puedes perder (parte de) tu inversión. Te aconsejamos que inviertas solo en instrumentos financieros que se ajusten a tus conocimientos y experiencia.

Fuentes: Investopedia, Fidelity

backtotop

Aquí empieza tu viaje como inversor

Abre una cuenta gratis y únete a más de 2 millones de inversores en nuestra plataforma fácil de usar.

Empieza a invertir

Nota: Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.

Nota:
Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.

Queremos hacer que todos se conviertan en los mejores inversores que puedan llegar a ser. Al ofrecer un universo de opciones y posibilidades en nuestra plataforma de inversión, estamos eliminando las barreras para hacer que la inversión sea accesible para todos: novatos o expertos. Ahora tienes acceso a una gran variedad de productos de inversión en más de 50 bolsas, para que inviertas como tú quieras. Con nosotros, no tienes por qué pagar de más. Por eso, sin comprometer ni un poco en la calidad, la seguridad y la variedad de nuestros servicios de inversión, ofrecemos tarifas increíblemente bajas. Dar prioridad a las necesidades de nuestros clientes nos ha ayudado a convertirnos en el bróker líder en Europa. Nuestros más de 2 millones de inversores y más de 80 premios internacionales son la prueba de nuestro esfuerzo.