Productos estructurados

Los productos estructurados conforman una amplia categoría de instrumentos financieros que los inversores pueden utilizar para beneficiarse del movimiento de precios en determinados activos subyacentes, a menudo con una inversión relativamente pequeña. Entre los productos estructurados se cuentan los turbos, los certificados de opciones para suscribir títulos (warrants) y los certificados (de factor). Con estos productos es posible lograr una alta rentabilidad, pero frecuentemente van acompañados de costes y riesgos elevados. Por regla general, los productos estructurados son emitidos por grandes instituciones financieras, tales como Goldman Sachs y BNP Paribas. A través de nuestra plataforma, tiene la oportunidad de negociar con turbos, certificados, warrants y otros productos estructurados.

Características de los productos estructurados

Los diferentes productos estructurados pueden tener también características distintas: por ejemplo, mientras que los warrants son más similares a las opciones, los turbos y los certificados no lo son. Los productos estructurados pueden utilizarse para responder a un aumento o una caída en un activo subyacente. Algunos ejemplos de valores subyacentes de uso extendido son las acciones individuales, los índices, las materias primas o los pares de divisas. Si prevé un incremento del precio, puede comprar lo que se conoce como un producto en largo. A la inversa, con una posición en corto se beneficiará en caso de que baje el precio. Muchos productos estructurados tienen apalancamiento incorporado, que indica el porcentaje en que se moverá el valor del producto si el subyacente se mueve un 1%. Por ejemplo, un nivel de apalancamiento de 5 significa que, si el subyacente se mueve un 1%, el producto se moverá un 5%.

Como ya se ha mencionado, los productos estructurados como los turbos y los warrants son emitidos por un tercero, que suele ser un banco. El banco genera ingresos a partir de estos productos mediante el cobro de cargos de financiación en forma de intereses, entre otros. Además, los brokers suelen cobrar cargos por transacción para este tipo de producto.

Fecha de vencimiento

Los productos estructurados pueden tener fecha de vencimiento, suelen liquidarse físicamente y en algunos casos se liquidan en efectivo en la fecha de vencimiento. Esto significa que usted puede recibir un pago en efectivo o bien el activo o activos subyacentes, dependiendo de si el producto aún tiene valor a su vencimiento. Al vencimiento, el emisor determina si existe un valor remanente, en cuyo caso se pagará dicho valor al inversor.

Un producto puede ser retirado del mercado antes de la fecha de vencimiento debido, por ejemplo, a que no haya mercado (ni compradores ni vendedores) para un producto específico. En el caso de un turbo, por ejemplo, esto también puede ocurrir si se ha alcanzado el nivel de barrera del producto.

El nivel de desactivación (knock-out level)

Ciertos productos estructurados, como los turbos o los certificados, tienen un nivel de desactivación: si el precio del subyacente desciende por debajo del nivel de financiación, que es la cantidad del subyacente financiada por el emisor, el emisor ya no puede recuperar íntegramente la inversión. Por consiguiente, estos productos estructurados tienen incorporado un limitador de pérdidas, también conocido como nivel de desactivación. En cuanto se alcanza este límite predeterminado, se desactiva automáticamente el producto, es decir, se retira el producto del mercado y deja de cotizar. El emisor determinará entonces si existe un valor remanente, en cuyo caso se pagará dicho valor al inversor. También puede darse el caso de que el valor sea cero en el momento de alcanzarse el nivel de desactivación. En el caso de un turbo, por ejemplo, esto ocurre cuando el nivel de desactivación y el nivel de financiación son iguales. Cuanto más se acerque el nivel de financiación al precio del subyacente, mayor será el apalancamiento.

Los productos que tienen un nivel de desactivación también tienen una ratio. La ratio indica cuántos productos tiene que comprar para seguir una parte del activo subyacente. Por ejemplo, si tiene 1 turbo en su cartera en Royal Dutch Shell con una ratio de 10, tiene una inversión de 0,1 en la acción subyacente (Royal Dutch Shell).

Sepa en qué invierte

Todos los productos estructurados tienen un documento de información clave (KID) de tres páginas que describe las características, los riesgos y los costes del producto, elementos todos ellos que pueden diferir según el producto. Por ejemplo, el coste de una posición en largo es una combinación de los cargos por transacción cobradas por el broker y los costes de financiación del emisor. Los ingresos y gastos de financiación son calculados por el emisor para la provisión de financiación (ingresos para productos en corto y gastos para productos en largo). Los costes de financiación pueden consultarse en el KID, y los cargos por transacción cobrados por el broker pueden encontrarse en la relación de tarifas del broker.

Es importante tener en cuenta que los productos estructurados se negocian en un mercado de valores. Por consiguiente, puede existir una brecha en el diferencial comprador/vendedor (el precio al que usted compra o vende el producto estructurado) en el mercado de valores. Dado que no puede perder más dinero del que ha invertido en estos productos, el emisor puede disponer una reserva extra en caso de que el producto se liquide por debajo del nivel de financiación. Dicha reserva se conoce como prima de riesgo de brecha y está incluida en el precio de un producto.

En los productos estructurados, la pérdida máxima que se puede sufrir es la cantidad inicialmente invertida. Entre los riesgos que entraña la inversión en productos estructurados se cuentan el riesgo de liquidez, el riesgo de mercado y el riesgo de contraparte. Para más información sobre estos riesgos, consulte esta página.

La información contenida en este artículo no está redactada con fines de asesoramiento, ni pretende recomendar ninguna inversión. Debe tenerse en cuenta que los hechos pueden haber cambiado desde que el artículo fue redactado originalmente. Invertir conlleva riesgos. Puede perder parte de su dinero o la totalidad del mismo. Le aconsejamos invertir exclusivamente en productos financieros adecuados a sus conocimientos y experiencia.

backtotop

Nota: Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.

Nota:
Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.