¿Qué son los futuros de acciones y cómo funcionan?

Un contrato de futuros de acciones es un tipo de derivado en el que las partes implicadas se comprometen a realizar transacciones con acciones de una compañía específica en una fecha futura y a un precio predeterminados. En concreto, el precio del contrato viene determinado por el precio puntual del activo subyacente. A diferencia de lo que ocurre en los contratos de opciones , tanto el comprador como el vendedor contraen una obligación por definición. En el momento del vencimiento, el comprador está obligado a adquirir las acciones subyacentes y el vendedor está obligado a venderlas.

Los futuros sobre acciones permiten a los inversores especular sobre el precio futuro de una acción específica. En el mercado de futuros, los compradores y vendedores tienen pronósticos opuestos sobre el valor que alcanzará el activo subyacente. Un comprador de un contrato de futuros de acciones obtendrá un beneficio bruto en caso de que el valor del activo subyacente haya aumentado en la fecha de vencimiento de los futuros, y sufrirá una pérdida bruta si dicho valor ha disminuido. A la inversa, un vendedor obtendrá un beneficio bruto si el valor del activo subyacente ha disminuido en la fecha de vencimiento y sufrirá una pérdida bruta si ha aumentado.

¿Cómo funcionan los futuros de acciones?

A diferencia de otros productos, tales como las acciones, el inversor no paga por adelantado el importe total en efectivo ni es propietario del activo subyacente. En su lugar, tiene que depositar un margen inicial para tomar la posición de futuros de acciones. La cantidad de margen requerida es un porcentaje del valor del contrato. Para averiguar el valor de un contrato de futuros de acciones (valor teórico), debe multiplicar el precio de la acción subyacente y el tamaño del contrato. El tamaño del contrato es el número entregable de acciones subyacentes representadas en cada contrato: un contrato suele tener 100 unidades de la acción subyacente.

Si tiene dudas acerca del tamaño del contrato, el activo subyacente y la fecha de vencimiento, puede consultar las especificaciones del contrato en el sitio web de la bolsa. En la mayoría de los casos, obtener esta información es relativamente fácil. En el documento de información clave (KID, Key Information Document) se puede consultar información adicional sobre las características y los riesgos del producto. Además, en DEGIRO encontrará la categoría de riesgo de un contrato de futuros de acciones detrás del nombre del producto. La categoría de riesgo indica la cuantía del margen que debe depositarse.

Dado que solo es necesario desembolsar inicialmente un porcentaje del valor del contrato, los futuros de acciones son instrumentos altamente apalancados. Esto significa que pequeñas fluctuaciones del precio pueden tener un gran impacto. Cuando el requisito de margen es mayor, por lo general el inversor debe depositar más margen para entrar en la posición futura, lo cual se traduce a su vez en un menor apalancamiento.

Los contratos de futuros tienen un incremento mínimo de precio (la fluctuación mínima de cotización) hasta el que un contrato en particular puede fluctuar, y que se determina en las especificaciones del contrato estipuladas por la bolsa. Por otra parte, el valor de la fluctuación mínima es la cantidad monetaria real que se gana o pierde por contrato por cada fluctuación mínima, y es igual a la fluctuación mínima de cotización multiplicada por el tamaño del contrato.

¿Cómo y cuándo se liquidan los futuros de acciones?

Una característica distintiva de los futuros radica en el hecho de que se liquidan a diario. Al final de cada jornada de negociación, el precio de cierre de mercado —el denominado precio de mercado diario (MTM)— es determinado por la bolsa en la que cotiza el futuro y es el mismo para todo el mundo. Tienen lugar liquidaciones de mercado diarias hasta el vencimiento del contrato o hasta el cierre de la posición.

La liquidación diaria en efectivo es la diferencia entre el precio de cierre de t-1 y t. Dependiendo del resultado, se efectúa un cargo o un abono en la cuenta del titular del contrato. Por ejemplo, si en la liquidación diaria hay un incremento del valor del contrato, esto se traducirá en un abono en la cuenta del titular de la posición en largo y en un cargo en la cuenta del titular de la posición en corto.

Con DEGIRO, si un cargo provoca que el saldo de la cuenta del titular de la posición en corto caiga por debajo del margen de mantenimiento, recibirá una demanda de cobertura suplementaria y deberá depositar más fondos en la cuenta. Si el inversor no subsana el déficit antes de la fecha límite señalada en la demanda de cobertura suplementaria, DEGIRO intervendrá y cerrará posiciones en nombre del inversor para cubrirlo. En los casos en los que resulte necesaria la intervención de DEGIRO, se cobrarán tarifas adicionales.

En la fecha de vencimiento de un futuro de acciones, tiene lugar una última liquidación diaria y a continuación se retira la posición de la cartera del inversor. Dependiendo del contrato, se trata de una liquidación en efectivo o una liquidación física. En la liquidación física, las acciones subyacentes se entregan a la parte receptora. En la liquidación en efectivo, el abono o el cargo recibidos se calculan tomando la diferencia entre el precio puntual o de la acción a su vencimiento menos el precio de los futuros.

Si quisiera abandonar la posición antes de la fecha de vencimiento, puede hacerlo tomando una posición contraria. Por ejemplo, si estuviera en una posición en corto, podría cerrarla tomando una posición en largo con el mismo activo subyacente y el mismo vencimiento.

Invertir en futuros de acciones con DEGIRO

En DEGIRO puede negociar con futuros en diversas bolsas de derivados afiliadas. Encontrará todos los contratos de futuros que ofrecemos al iniciar sesión en su cuenta y seleccionar futuros en la pestaña de productos. Si desea invertir en un contrato de futuros de acciones específico, también puede buscarlo en la barra de búsqueda en la plataforma. Cada futuro de acciones tiene un código ISIN exclusivo que le permitirá buscarlo.

DEGIRO cobra tarifas de conexión, costes de transacción y costes de liquidación por la negociación de futuros. Puede consultar estos costes en nuestra Relación de tarifas. Solo pagará costes de liquidación en el momento de la liquidación final en la fecha de vencimiento, no antes. Es posible que la bolsa en la que se negocie el futuro también cobre una comisión. Dichas tarifas también se indican en nuestra Relación de tarifas.

¿Cuáles son los riesgos y los beneficios?

La negociación en una bolsa de futuros puede ser muy lucrativa, pero también entraña un riesgo sustancial de pérdidas: es posible perder una cantidad superior a la invertida. Si toma una posición en largo en un futuro de acciones, el beneficio máximo que puede obtener es ilimitado, dado que, en teoría, el activo subyacente puede incrementarse sin límites. Por el contrario, si está en una posición en corto, las pérdidas potenciales son ilimitadas por la misma razón. Es recomendable contraer únicamente obligaciones a las que pueda responder con dinero que no necesite a corto plazo.

La información contenida en este artículo no está redactada con fines de asesoramiento, ni pretende recomendar ninguna inversión. Debe tenerse en cuenta que los hechos pueden haber cambiado desde que el artículo fue redactado originalmente. Invertir conlleva riesgos. Puede perder parte de su dinero o la totalidad del mismo. Le aconsejamos invertir exclusivamente en productos financieros adecuados a sus conocimientos y experiencia.

backtotop

Nota: Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.

Nota:
Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.