¿Qué son los futuros?

Los futuros son contratos estandarizados que, al igual que las opciones, se formalizan entre dos partes a un precio y fecha de vencimiento fijados. Se trata de un contrato para entregar un producto subyacente en una fecha futura acordada a un precio acordado, de ahí su nombre. Son un tipo de derivado, puesto que no se es propietario del producto subyacente propiamente dicho. Más bien, obtiene su valor del precio de un activo subyacente, que puede ser un índice, un instrumento financiero o una materia prima.

¿Cómo funcionan los futuros?

Un contrato de futuros es un contrato negociable vinculado a la compra (largo) o la venta (corto) de un activo subyacente. La entrega tendrá lugar en el futuro en una fecha y a un precio acordados. Los compradores y vendedores tienen expectativas opuestas sobre cómo se materializará el valor subyacente. Un comprador obtendrá un beneficio bruto si existe un incremento del valor del activo subyacente en el momento del cierre, y sufrirá una pérdida bruta si el valor del activo subyacente ha disminuido. Además, si toma una posición en largo al negociar contratos de futuros, es porque cree que el precio subyacente aumentará. Como muchos otros derivados, tienen un tamaño de contrato contractual en el que cada futuro tiene una cantidad fijada del producto subyacente como valor subyacente.

¿Cómo se liquidan los futuros?

El pago de un contrato de futuros se realiza al finalizar el plazo acordado, ya sea mediante entrega física o liquidación en efectivo. Los futuros de índice, al igual que los futuros FTSE, suelen liquidarse en efectivo. En el caso de la entrega física se entregan realmente las mercancías especificadas, aunque esto no ocurre a menudo ya que habitualmente se venden antes del vencimiento. Uno de los principales motivos para invertir en este tipo de producto financiero es obtener beneficios aprovechando las diferencias de precio de los valores subyacentes. En consecuencia, la liquidación en efectivo es más frecuente que la entrega física. No existe flujo de dinero en la compra y la venta, y el precio acordado solo debe pagarse en el momento de la entrega. No obstante, un bróker exigirá un pago a cuenta debido al importante compromiso adquirido.

Imaginemos que usted cree que un índice bursátil va a subir. Se encuentra en 600 puntos, y usted considera un contrato de futuros con un tamaño de contrato de 200. El valor de este contrato de futuros sería de €120 000. Al negociar con futuros, usted no pagaría esta suma íntegra en el momento de la compra, sino que habitualmente depositaría un margen inicial para suscribir el contrato. Digamos que la tasa de margen es del 15%. En ese caso, tendría una exposición de €120 000 en el valor subyacente si hiciera un depósito de como mínimo €18 000 como margen en su cuenta. Esto significa que con un contrato de futuros puede lograr una gran exposición por un pequeño margen inicial. Si el índice bajara y su margen desciende por debajo del 15%, recibirá una demanda de cobertura suplementaria para que lo incremente por encima del umbral del 15%.

A diferencia de las opciones, los futuros se liquidan a diario. Esto significa que, si el futuro ha ganado 3 puntos al final del día de negociación, cobrará 3 veces el multiplicador €200, para una suma de €600. Debe tenerse en cuenta que, dado que el tamaño del contrato es mayor que el margen, con los futuros también es posible perder una cantidad superior a su depósito.

Futuros y cobertura

Los futuros son un derivado habitual que se utiliza como cobertura de riesgos. Las empresas y los inversores los usan para neutralizar riesgos en la medida de lo posible. Esto se logra al eliminar la incertidumbre de un precio futuro de un artículo o producto financiero. Se pueden utilizar coberturas en corto y en largo. Con una cobertura en corto, el inversor toma una posición corta en el contrato. Normalmente suelen ser iniciadas por operadores que son propietarios de un activo y a quienes les preocupa la posibilidad de que el precio caiga antes de la fecha de venta. Por otro lado, la cobertura en largo se da cuando se toma una posición en largo. Por ejemplo, si una empresa sabe que necesitará comprar un artículo concreto en una fecha futura y el precio puntual actual es más alto que el precio futuro, puede cerrar en el precio más bajo. De este modo se elimina la incertidumbre del precio futuro de un producto.

Costes y margen implicados en la negociación de futuros

DEGIRO cobra tarifas de conexión, costes de transacción y costes de liquidación por la negociación de futuros. Puede consultar estos costes en la relación de tarifas. Solo pagará costes de liquidación en el momento de la liquidación final en la fecha de vencimiento, no antes.

Como se ha mencionado antes, un broker exige una garantía por el compromiso adquirido. Esta cantidad reservada se denomina margen inicial y, debido al elevado riesgo, puede tratarse de una suma considerablemente elevada. DEGIRO ha creado un modelo de riesgo que se utiliza para determinar la cantidad de garantía requerida. En caso de que el precio del activo subyacente difiera del que usted esperaba, seguramente podrá cumplir su obligación mediante esta cantidad reservada.

Explicación sobre como calcular el valor de un contrato de futuros y cual es el márgen necesario.

¿Cómo puede invertir en futuros con DEGIRO?

En DEGIRO puede negociar con futuros en diversas bolsas de derivados afiliadas. Debido a su riesgo relativamente elevado y a su complejidad, los futuros no están indicados para inversores inexpertos. Por consiguiente, con una cuenta DEGIRO no puede negociar directamente con derivados. Necesitará una cuenta Active o Trader, que comporta pruebas de idoneidad y términos y condiciones adicionales.

La negociación con derivados, tales como futuros, puede ser muy lucrativa, pero entraña un riesgo sustancial. Por el lado positivo, puede beneficiarse del efecto de apalancamiento, que le permite obtener una elevada rentabilidad de su inversión. Pero por el otro lado, puede perder una cantidad de dinero superior a su inversión inicial. Los futuros son productos financieros complejos. En DEGIRO practicamos una política de honestidad y transparencia con respecto a los riesgos asociados a las inversiones. Al tomar una posición de futuros no tendrá que pagar por nada, pero contraerá una obligación con un contrato de futuros. DEGIRO no gestiona la liquidación de contratos entregados físicamente. Informamos a los clientes sobre el próximo vencimiento y solicitamos que se cierre a tiempo la posición. Si no se cierra la posición, DEGIRO la cierra por el inversor para evitar, por ejemplo, la obligación de comprar una cantidad de barriles de petróleo. En consecuencia, se pide una garantía. En algunas situaciones excepcionales, las pérdidas sufridas por un inversor pueden ser superiores a esta garantía. Si su garantía es insuficiente de acuerdo con su modelo de riesgo, podemos pedirle que haga un depósito o que rebaje su riesgo. DEGIRO podrá intervenir si no subsana el déficit a tiempo o si su riesgo aumenta en exceso conforme al modelo. Es recomendable contraer únicamente obligaciones a las que pueda responder con dinero que no necesite a corto plazo.

La información contenida en este artículo no está redactada con fines de asesoramiento, ni pretende recomendar ninguna inversión. Debe tenerse en cuenta que los hechos pueden haber cambiado desde que el artículo fue redactado originalmente. Invertir conlleva riesgos. Puede perder parte de su dinero o la totalidad del mismo. Le aconsejamos invertir exclusivamente en productos financieros adecuados a sus conocimientos y experiencia.

backtotop

Nota: Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.

Nota:
Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.