¿Qué son los bonos?

Un bono es un producto financiero que permite a un inversor prestar dinero a una entidad emisora. A cambio de poseer un bono, el prestamista recibe el pago de un interés, también llamado interés nominal. En pocas palabras, es una forma de préstamo. El comprador de un bono es, por definición, el prestamista, mientras que el emisor es el prestatario. La emisión de bonos es una práctica que permite a las entidades autofinanciarse. El dinero que una empresa recibe de los bonos emitidos se considera un préstamo. En general, debe devolverse al cabo de un tiempo en una fecha previamente acordada. Hasta esa fecha, el titular del bono (el prestamista) recibe el pago de intereses. Las entidades emisoras pueden ser corporaciones, ciudades o incluso gobiernos nacionales.

¿Qué debería saber acerca de los bonos?

Hay tres elementos clave de un bono que es importante comprender bien: cupón, valor de paridad y fecha de vencimiento.

Cupón:

El cupón (o interés nominal) es el tipo de interés pagado por el emisor de un bono. Por ejemplo, un bono de $1000 con un cupón del 5% anual pagará $50 al año. El término «cupón» proviene de una época en que los bonos tenían adjunto un cupón de papel que podía canjearse por el pago

Valor de paridad (facial):

El valor de paridad es el valor nominal de un bono. También se conoce como valor facial. Se trata de la cantidad pagada al titular del bono a su vencimiento. Si el tipo de interés aumenta por encima del interés nominal, el bono se canjeará por debajo de la paridad. Si el tipo de interés desciende por debajo del interés nominal, el bono se canjeará con una prima, es decir, por encima de la paridad.

Fecha de vencimiento:

Es la fecha acordada en que deberá reembolsarse el bono. Por regla general, los bonos se consideran productos de bajo riesgo. El pago de intereses y las fechas de vencimiento se fijan previamente, lo que hace que sea una fuente de ingresos estable y predecible. Las excepciones a este principio son cuando no se mantiene el bono hasta su vencimiento o si la parte emisora se declara en quiebra.

¿Quién emite los bonos?

Aunque son varias las entidades que pueden emitir bonos, se hace una distinción general entre dos tipos de emisores:

  • Bonos del Estado

    Los Estados suelen emitir bonos a fin de generar dinero para financiar los costes de carreteras, escuelas, puentes u otras infraestructuras. En algunos países, el gasto de una guerra (imprevista) también puede generar la necesidad de recaudar fondos. Con frecuencia, los bonos tienen vencimientos de diez o más años, y se consideran inversiones a largo plazo.

  • Bonos corporativos

    Los bonos corporativos los emiten las empresas para permitir que sus negocios crezcan. Al emitirlos, las empresas pueden comprar inmuebles y equipos y emprender proyectos lucrativos. También se pueden emplear los ingresos extra para investigación y desarrollo o para contratar personal. En algunos casos, las empresas necesitan más dinero del que un banco habitual puede prestar, y los bonos pueden solucionar este problema al permitir que muchos inversores individuales presten dinero. La deuda corporativa puede cubrir un margen que va desde lo extremadamente seguro a lo sumamente arriesgado.

Cuatro tipos de bonos distintos

Aparte de los diversos emisores, existen diferentes tipos de bonos dependiendo de sus características. Los cuatro tipos comunes:

  • Bonos a perpetuidad

    Estos bonos no tienen fecha de vencimiento fija y existe la posibilidad de que no lleguen a ser reembolsados.

  • Bonos convertibles

    En determinadas condiciones, estos bonos pueden convertirse en acciones de la empresa.

  • Pagarés con interés flotante

    Estos bonos tienen un tipo de interés variable.

  • Bonos subordinados

    En caso de que la entidad emisora quiebre, estos bonos solo se reembolsarán una vez se hayan reembolsado todos los demás bonos adeudados. Por consiguiente, los riesgos y beneficios son relativamente elevados.

Cómo comprar bonos

La forma más habitual de comprar bonos es a través de un bróker, y las comisiones por la compra varían de un bróker a otro. Con DEGIRO, puede comprar bonos del Estado y corporativos online en un gran número de mercados, con una comisión por transacción que depende del mercado del bono. A diferencia de otros instrumentos financieros, el precio de los bonos no está fijado en divisa, sino como porcentaje del valor de paridad. Esto facilita el cálculo del tipo de interés efectivo.

¿Qué determina el precio de un bono?

Sus bonos se pueden negociar. Pese al hecho de que el interés nominal y el valor de paridad sean constantes, el valor del bono puede fluctuar en función de múltiples factores.

Primero, los bonos son anticíclicos, lo que puede afectar a su valor. Cuando el mercado bursátil está en auge, los bonos suelen ser menos interesantes para los inversores porque otros instrumentos financieros, como las acciones, parecen más lucrativos. Esto provoca una caída en el valor del bono, y las entidades emisoras deben prometer pagos de intereses más elevados para mantener el bono como inversión atractiva.

Un segundo factor que determina el precio de un bono es la política de los tipos de interés. Si un banco central mantiene los tipos de interés bajos y se prevé que lo siga haciendo durante toda la vida de un bono, quizás los inversores consideren más atractivas otras opciones de inversión. Esto puede motivar a los titulares de bonos a vender el bono, lo que hará que precio baje. Por regla general, el valor de un bono se mueve en la dirección contraria al tipo de interés. Por ejemplo, si el tipo de interés aumenta, el valor del bono disminuirá.

impacto en el incremento o reducción de los tipos de interés en los bonos.

El riesgo potencial también afecta al precio: cuando los accionistas consideran que puede haber más riesgo, el precio de un bono puede desplomarse. A medida que el riesgo aumenta, los inversores buscan una mayor compensación.

La duración es otro factor que determina el precio de un bono. Los bonos a largo plazo, por ejemplo a diez años, pagan más que aquellos a corto plazo, por ejemplo a un año. La razón es que se está pagando a los prestamistas por invertir su dinero durante un periodo de tiempo más largo. Los bonos a largo plazo suelen tener un interés nominal más alto que los bonos a corto plazo. El tiempo hasta el vencimiento también puede influir en el valor de un bono. Cuanto más cerca esté el vencimiento, más se aproximará el precio al valor facial o de paridad.

Ventajas de los bonos

La ventaja más evidente de un bono es el hecho de que es una inversión relativamente segura. Si lo mantiene hasta la fecha de vencimiento, se le reembolsará el valor de paridad salvo que la entidad quiebre.

Los bonos pueden ser lucrativos de dos maneras. La primera, recibirá el valor de paridad si mantiene el bono hasta la fecha de vencimiento. Antes de esa fecha, se le abonarán los intereses (el cupón). También puede beneficiarse si vende su bono a un precio superior al que pagó al comprarlo.

Riesgos de los bonos

Las inversiones pueden ser lucrativas, pero no están exentas de riesgos. En DEGIRO practicamos una política de honestidad y transparencia con respecto a los riesgos asociados a las inversiones. Antes de empezar a invertir, deben considerarse algunos factores: puede ayudar reflexionar sobre el nivel de riesgo que está dispuesto a asumir y qué tipo de productos son los más adecuados para alcanzar sus objetivos. Aunque la fecha de vencimiento de un bono se establece previamente, siempre existe la posibilidad de que la entidad emisora quiebre. De ahí que los bonos reciban a menudo una calificación de riesgo por parte de agencias de calificación crediticia independientes, como Moody’s y Standard & Poor’s.

La información contenida en este artículo no está redactada con fines de asesoramiento, ni pretende recomendar ninguna inversión. Debe tenerse en cuenta que los hechos pueden haber cambiado desde que el artículo fue redactado originalmente. Invertir conlleva riesgos. Puede perder parte de su dinero o la totalidad del mismo. Le aconsejamos invertir exclusivamente en productos financieros adecuados a sus conocimientos y experiencia.

backtotop

Nota: Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.

Nota:
Invertir conlleva riesgos de perder el dinero depositado. Puede perder (parte de) su depósito. Le aconsejamos que solo invierta en productos financieros sobre los que tenga conocimiento y experiencia.